Derechito, derechito Publicado en 18 de jun 12:27 , 0 comentarios

 

¿Cuántas veces te dijo tu madre las típicas frases "Derechito", "Párate derechito", "Siéntate derechito", "Esa espaldota" y un largo etcétera para corregir la postura de tu columna?

Al estar sentados, parados o mientras caminamos; nuestra postura dice mucho de nosotros. Puede reflejar nuestra personalidad, nuestra seguridad e incluso nuestro estado de ánimo.

Se dice que para tener una postura adecuada es necesario erguir el cuerpo y mantener la espalda recta; hombros afuera, barbilla levantada, pecho fuera y abdomen adentro.

Para que esto sea posible debes enfocar tu atención en muchos puntos de tu posición; similar a cuando manejamos un automóvil y tenemos el cerebro repartido en todos los objetivos: volante, clutch, frenos, acelerador, peatones y ciclistas. Peeero, ¿con el nivel de conciencia corporal que tenemos podemos enfocar nuestra atención en muchos puntos a la vez?

Seguro sí, si eres de los #rounderguys que practican alguna disciplina donde su objetivo sea trabajar con el cuerpo, la coordinación mental y la conciencia del espacio y entorno; no tendrás ningún problema. Pero, ¿qué pasa cuando tus actividades diarias son sedentarias, o muy monótonas?

Puedes prácticar una actividad física donde mejores o incrementes tu conciencia corporal. Pueden ser clases de Yoga, de Ballet, Gimnasia, o algún arte similar. Siempre hay tiempo, sólo hay que buscarlo.

Otra opción que también te puede venir muy bien para hacer conciencia de tu mala postura, es trazar una línea recta que pase por tu oreja, hombro, cadera, rodilla y tobillo. Perfecto, ya lo tienes.

...

 

Uno de los males que nuestro cuerpo experimenta cuando está excesivamente inclinado hacia delante es la dificultad para la respiración. Comprime los órganos de la digestión y puede generar problemas como escoliosis o lumbago.

Mencionábamos que también por la vía emocional se puede afectar la postura corporal que tenga una persona. Ya que son a veces los sentimientos como la tristeza y la alegría los que determinan el mood que tendremos durante el día y que nos hará estar más o menos erguidos.

Algunas de las patalogías causadas por la mala postura son:

Escoliosis, una de las consecuencias más comunes es esta, que podemos definir básicamente como una desviación de la columna vertebral en forma de S o de C.

• Lordosis, se traduce en el hecho de que el individuo que la sufra parecerá que está inclinado hacia atrás.

• Cifosis, lo que en otras palabras conocemos como joroba.


A veces podemos sentirnos bien con nuestra mala posutra, o incluso no darnos cuenta de ella; pero si consideramos que ésta puede ser nuestra carta de presentación hacia con los demás, podríamos cambiarla desde ya con tan sólo mirarnos al espejo.

¿Y tú, ya viste qué postura llevas por la vida?