HOY TODOS LOS ENVÍOS SON GRATIS
SIN MÍNIMO DE COMPRA
Tips para cuidar de tu piel cuando haces ejercicio

Hoy en día hacer ejercicio se ha vuelto parte de nuestra rutina diaria y es que sabemos lo importante que es cuidar de nuestro cuerpo para mantenernos saludables y en buena forma, pero estamos olvidando que más allá de lograr nuestros objetivos debemos prestarle atención al órgano más grande de nuestro cuerpo, y este es la piel.

Cuidar nuestra piel es una de las cosas menos preocupantes que tenemos hoy en día y es que nunca imaginamos que ciertas actividades que acostumbramos hacer pueden hacerle mucho daño. No prestamos la atención necesaria en cómo reacciona la piel al momento de hacer ejercicio, y es que muchas veces hacemos cosas que aparentemente están bien y las pasamos de largo provocando así un daño gradual que puede ir desde la deshidratación hasta la generación de estrías.

Por eso mismo te dejamos algunos tips que te ayudarán a evitar este daño:

 

Limpia los aparatos antes de utilizarlos

Los gimnasios son el lugar perfecto para el desarrollo de E. coli, estreptococo y el virus de la influenza. La limpieza de los aparatos debe ser obligatoria en estos lugares pero lamentablemente muchos usuarios hacen caso omiso y no son responsables de desinfectar su zona después de haberla utilizado. Por tal razón, es importante que siempre lleves contigo toallas húmedas y/o desinfectantes para evitar alergias y propagación de bacterias y gérmenes.

 

Utiliza auxiliares termogénicos e hidratantes

Existen millones de productos que “te ayudan” de cierta manera a obtener mejores resultados al hacer ejercicio, siempre asegúrate de que estos mismos te brinden un efecto termogénico para la tonificación y además te ayuden a darle elasticidad a tu piel.

 

Seca tu sudor con una toalla limpia, suave y absorbente

Error si limpias tu sudor con tu playera porque lo crees más cómodo, esto puede causar la aparición de acné ya que solamente de esta manera la grasa se acumulará en tu piel. Siempre intenta limpiar tu cara con una toalla diferente cada día ya que las bacterias pueden vivir en las fibras de la tela por mucho tiempo.

Aprenda a limpiar tu rostro, no a lavarlo

Es importante que siempre que termines de hacer tu rutina de ejercicio humedezcas tu rostro antes de la aplicación del shampoo para lograr un efecto espuma, posteriormente realiza un masaje circular de aproximadamente un minuto en todo el rostro y cuello; finalmente enjuaga con abundante agua hasta cerciorarte de que no quede rastro.

 

Ahora ya sabes lo que debes hacer durante el entrenamiento para cuidar al máximo tu piel. Toma suficiente agua para no deshidratar tu piel y así evitarás fatiga, mareos y calambres.

octubre 07, 2019 — Natalia Verástegui

Dejar un comentario

Nota: Comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.